dijous, 29 de juliol de 2010

TAKE THIS WALTZ...

Mi madre nunca me ha pedido que le traduzca nada de lo que escribo y ni mucho menos me ha pedido nunca que cambie de lengua para expresarme. Aunque le cuesta mucho, lee con paciencia mis libros y mis cosas y también las cosas que escribe en catalán alguna de mis amigas. Se le escapan palabras y tarda el doble, pero se lo lee todo. No tiene problemas con la comprensión oral pero con la lectura un poco sí. Hace unos días hablábamos de la muerte del poeta inglés Shelley de quien hable tiempo en el blog. Pero ella no era consciente de que hubiera escrito nada sobre Shelley. Ni sobre otras cosas. Y por primera vez me sugirió que podía bilingüizar el blog y así ella no se perdería algunas de mis reflexiones y además me leerían algunos de sus amigos que tienen curiosidad por conocerme. Así que he pensado hacer el experimento. A partir de ahora aparecerá el artículo en catalán y luego en castellano. Si me lo pide el vecino no lo hago pero si me lo pide mi madre…

.......................................................................

Finalment va arribar el dia de l'actuació. I va ser tan bonic que vaig tenir ganes de no tornar a fer res més que no fos ballar. Tot el dia, amunt i avall, només ballant. El mar de fons, la lluna plena, tota la gent que va venir a veure'ns, la música sonant en la nit, les coreografies grupals, les individuals, la cançó que vaig ballar vestida de blanc, tan contenta... quina cançó tan bonica...



I després, mama i jo cap al sud, una mica de desconnexió i menys calor del que la gent diu. Calor, calor... clar! és que és estiu!! Seria notícia veure pingüins en l'Alhambra però 40ºC em sembla una temperatura normal per ser estiu. Dins de quatre messos estaré plorant de fred enfonsada entre mantes i abrics. Ara ha de fer calor!

I Granada continua bonica com sempre, la gent amable, la moreria perfecta, el barroc que no m'entusiasma, el te marroquí, poques tapes perquè nosaltres no mengem animalets, les vistes des de San Nicolás, l'Alhambra des del Paseo de los Tristes, milions de fotos, caminar amunt i avall per carrers que no estaven ni en el mapa, perdre'ns, trobar-nos, quantitats industrials de gelat de vainilla, espectacles de flamenc,Eva Esquivel ballant com una deesa, un japonés molt curiós que volia fer-se fotos amb mi (you are beautiful, mentre em feia reverències i li demanava permís a ma mare) la casa de Federico, el seu piano, l'escriptori preciós on va escriure les seues obres, els seus dibuixos, la seua mala lletra, les seues males notes de pèsim estudiant, els seus manuscrits, el seu paisatge, verde que te quiero verde...

Leonard Cohen cantant els poemes de Federico...



En Viena hay diez muchachas,

un hombro donde solloza la muerte

y un bosque de palomas disecadas.

Hay un fragmento de la mañana

en el museo de la escarcha.

Hay un salón con mil ventanas.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals con la boca cerrada.



Este vals, este vals, este vals,

de sí, de muerte y de coñac

que moja su cola en el mar.



Te quiero, te quiero, te quiero,

con la butaca y el libro muerto,

por el melancólico pasillo,

en el oscuro desván del lirio,

en nuestra cama de la luna

y en la danza que sueña la tortuga.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals de quebrada cintura.



En Viena hay cuatro espejos

donde juegan tu boca y los ecos.

Hay una muerte para piano

que pinta de azul a los muchachos.

Hay mendigos por los tejados.

Hay frescas guirnaldas de llanto.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals que se muere en mis brazos.



Porque te quiero, te quiero, amor mío,

en el desván donde juegan los niños,

soñando viejas luces de Hungría

por los rumores de la tarde tibia,

viendo ovejas y lirios de nieve

por el silencio oscuro de tu frente.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals del "Te quiero siempre".



En Viena bailaré contigo

con un disfraz que tenga

cabeza de río.

¡Mira qué orilla tengo de jacintos!

Dejaré mi boca entre tus piernas,

mi alma en fotografías y azucenas,

y en las ondas oscuras de tu andar

quiero, amor mío, amor mío, dejar,

violín y sepulcro, las cintas del vals.


.....................................................................................


Finalmente llegó el día de la actuación.

Y fue tan bonito que tuve ganas de no volver a hacer nada más que no fuera bailar. Todo el día, arriba y abajo, sólo bailando. El mar de fondo, la luna llena, toda la gente que vino a vernos, la música sonando en la noche, las coreografías grupales, las individuales, la canción que bailé vestida de blanco, tan contenta... qué canción tan bonita...



Y después, mama y yo hacia el sur, un poco de desconexión y menos calor del que la gente dice. Calor, calor... claro! es que es verano!! Sería noticia ver pingüinos en la Alhambra pero 40ºC me parece una temperatura normal para ser verano. Dentro de cuatro meses estaré llorando de frío hundida entre mantas y abrigos. Ahora tiene que hacer calor! Y Granada continúa bonita como siempre, la gente amable, la morería perfecta, el barroco que no me entusiasma, el té marroquí, pocas tapas porque nosotras no comemos animalitos, las vistas desde San Nicolás, la Alhambra desde el Paseo de los Tristes, millones de fotos, andar arriba y abajo por calles que no estaban ni en el mapa, perdernos, encontrarnos, cantidades industriales de helado de vainilla, espectáculos de flamenco, Eva Esquivel bailando como una diosa, un japonés muy curioso que quería hacerse fotos conmigo (you are beautiful, mientras me hacía reverencias y le pedía permiso a mi madre) la casa de Federico, su piano, el escritorio precioso donde escribió sus obras, sus dibujos, su mala letra, sus malas notas de mal estudiante, sus manuscritos, su paisaje, verde que te quiero verde...

Leonard Cohen cantando los poemas de Federico...



En Viena hay diez muchachas,

un hombro donde solloza la muerte

y un bosque de palomas disecadas.

Hay un fragmento de la mañana

en el museo de la escarcha.

Hay un salón con mil ventanas.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals con la boca cerrada.



Este vals, este vals, este vals,

de sí, de muerte y de coñac

que moja su cola en el mar.



Te quiero, te quiero, te quiero,

con la butaca y el libro muerto,

por el melancólico pasillo,

en el oscuro desván del lirio,

en nuestra cama de la luna

y en la danza que sueña la tortuga.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals de quebrada cintura.



En Viena hay cuatro espejos

donde juegan tu boca y los ecos.

Hay una muerte para piano

que pinta de azul a los muchachos.

Hay mendigos por los tejados.

Hay frescas guirnaldas de llanto.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals que se muere en mis brazos.



Porque te quiero, te quiero, amor mío,

en el desván donde juegan los niños,

soñando viejas luces de Hungría

por los rumores de la tarde tibia,

viendo ovejas y lirios de nieve

por el silencio oscuro de tu frente.

¡Ay, ay, ay, ay!

Toma este vals del "Te quiero siempre".



En Viena bailaré contigo

con un disfraz que tenga

cabeza de río.

¡Mira qué orilla tengo de jacintos!

Dejaré mi boca entre tus piernas,

mi alma en fotografías y azucenas,

y en las ondas oscuras de tu andar

quiero, amor mío, amor mío, dejar,

violín y sepulcro, las cintas del vals.

6 comentaris:

Joana ha dit...

Oh! Nimue segur que t'ho passes bé amb la caloreta i la mare...
Granada, he de tornar a visitar-la. La conec de l'època de les monges quan estudiava art i el final de curs més art i poca gresca :)
petons

Ainalma ha dit...

Oohhh, Granada sempre sorprén... i sempre enamora!!!
Per cert, quant això del bilingüisme del bloc, em sembla una raó amb molt de pes per fer-ho! ;-)
Un beset!!

Júlia Zabala ha dit...

la veritat és que ha sigut un bon viatge, hem anat a Granada ja unes quantes vegades i sempre ens agrada, Joana.

Veritat que sí, Ainalma? ;)

Lasafor ha dit...

Gracias hija, meserá más fácil seguir tus maravillosos comentarios. Y sí,Granada es arrebatadoramente grandiosa, tenemos que repetir. Un besazo

fada ha dit...

Tinc tants bons records de Granada!! I llegir poesia de Lorca asseguda en cafè menjant porras i xocolata... Celebro que ho hàgiu passat tant i tant bé. Demà entrem en detalls... Muak.

el paseante ha dit...

M'agrada veure't així de contenta pel ball, per la calor, pel viatge (mira que no menjar animalets...). I és un bon detall que tradueixis el blog per la mare. Això sí, sort que no és hongaresa :-)